Contact

24 de enero de 2011

¿Cómo saber si tu novia es NINFOMANA?

image

Muchas mujeres se han planteado alguna vez en su vida, si su disfrute y goce con el sexo puede llegar a ser a una enfermedad o no. Pero; ¿Cómo reconocer a una ninfómana?

Mucho se ha hablado sobre la ninfomanía de las mujeres y sobre la obsesión que algunas féminas tienen por practicar el sexo constantemente.  Además, tradicionalmente, las mujeres han estado expuestas a la opinión pública que cuestionaba su disfrute del sexo.

Tradicionalmente la mujer no ha podido expresar libremente sus placeres sexuales así como sus apetencias en público, por lo que en muchas ocasiones nosotras mismas nos hemos planteado hasta cierto punto nuestro placer y nuestro deseo sexual.

Cuando a una mujer le gusta practicar sexo y tiene un apetito sexual significativo, pronto se le tacha el adjetivo de ninfómana, sin saber exactamente de que se trata o qué factores hay que tener en cuenta. Según la Real Academia de la Lengua, ninfómana es aquella mujer que padece de ninfomanía; viene de furor uterino; deseo violento e insaciable de entregarse a la cópula. Pero esta definición puede dar a lugares a malas interpretaciones o exageraciones.

La adicción al sexo puede llegar a ser un problema cuando es incontrolable y cuando las pasiones sexuales se vuelven adictivas hasta el punto de ser el pensamiento único de la mujer. Aunque es importante diferenciar entre una mujer, que puede ser tu caso, con un alibido alto y una mujer con problemas de ninfomanía.

Generalmente uno de los síntomas más frecuentes para saber si eres verdaderamente adicta al sexo y por lo tanto ninfómana, es si tienes problemas en el resto de ámbitos sociales. Es decir, una persona que sea adicta al sexo y tenga como pensamiento único en su cabeza practicarlo, también suele tener complicaciones en su vida laboral, familiar… etc.

Si estás pensando en que quizá seas ninfómana, debes tener muchos factores globales en cuenta, para diagnosticar la patología. En cualquier caso, si te gusta el sexo y piensas en ello amenudo y además lo dices, no tiene porque ser ninguna patología, simplemente, es que tienes una vida sexual activa y placentera.

 

Vía Taringa