Header AD

Algo sucio pero excitante

No te ha pasado que en pleno acto sexual sale tu pareja diciéndote “¡Qué rica puta!” ó “¡Zorra sabrosa!”, y te quedas perpleja, pierdes la concentración, pues es cierto hay personas que les gusta decir y que les gusta que le digan aquellas “dulces palabras”.

Pero a qué se debe que la grosería o las malas palabras intervengan en el sexo; ¿desahogo o excitación?, en mis vivencias en el mundo sexual, pienso que son utilizadas como excitación, es como si entrarán en trance deseando llegar a una concentración absoluta para sí con todo eso acumulado para como resultado final la satisfacción sea mutua.

Tampoco hay que olvidar ciertas frasecillas que también las mujeres suelen decir, como por ejemplo: “¡Vamos cabrón!”, “¡Dale maricón que puedes dármelo todo!” y otras más que se dicen pero preferí dar algunos ejemplos ya que expusiera otras este espacio se volvería vulgar y ese no es la idea principal.

Sabemos que cada persona es un mundo diferente, cada cuerpo es un universo distinto, pero pregunto ¿realmente nos excitamos con palabras groseras?; pues sí, me fascina pero también hay palabras de grueso calibre que a la vez no llegan a ser vulgares, esas son las mejores, esas dan una motivación excepcional.

Haganlo como experimento ya sea con su pareja, algún amigo (a) con derecho, ó persona X, sientan esa sensación al máximo y luego me la cuentan por medio de comentario.

¿TE ATREVES?…

Algo sucio pero excitante Algo sucio pero excitante Reviewed by Vivian Tomalá on 8:08:00 p.m. Rating: 5

Post AD