Header AD

Amar con las manos vacías

Qué es amar? ¿se puede vivir sin amar? ¿te entregas por entero cuándo amas?, son algunas de las interrogantes que te cuestionas cuando Cúpido hace toc toc a la puerta del corazón; o cuando todo ese amor que te engrandeció el alma y de un momento a otro todo tu castillo que flotaba en las nubes se derrumba por completo, luego otra vez empieza la larga serie de preguntas y hace presencia el mea culpa: “debí dar más amor” o el famoso “¿qué hice para merecer esto? Bla bla bla bla bla

Me acuerdo que tantas veces me sentí así, cuántas veces me desmoroné por causa del bendito amor que una vez sentí, ahora veo las cosas desde otro punto de vista, no era yo la culpé de que la relación se acabará, no!!, fui consciente de que dí mucho más de lo que estaba a mi alcance, traspase los límites de todo por algo que quizás no valió la pena, no fui culpable de nada, mi conciencia estaba libre de culpa.

También a lo largo de mi vida, amé de devoción y a la vez con ilusión, si he amado creo que fueron como tres veces:

  • El primero fue al padre de mi hijo, creo que fue algo tonto, sufrí, pero después me di cuenta que esto no era para mí, a pesar que teníamos un hijo, entendí que nunca me quiso realmente como yo quería, solo lo veo como un recuerdo más pero gracias a esa persona tengo lo más bello que es mi hijo.

  • El segundo, ese fue un ángel caído del cielo, en el momento que más necesitaba, fue como una salvación para mi alma, lo amé y él me amo pero sabía que tenía que renunciar a ese amor para no causar daño.

  • El último, ay Dios, es duro escribir sobre esto, pero soy valiente y más fuerte, con éste amé, me entregué y dí hasta lo que más pude, sufrí, lloré y bebí del trago más amargo, pero realmente amé, amor enfermizo no correspondido que me apartaba de su lado y a la vez me quería tener cerca, amor diabólico y malévolo, dos personas diferentes quizás de igual pensamiento, eso no lo creo, alumna y maestro, combinación infernal.

Aparte me he imaginado conviviendo  con alguién, especificamente con esos tres seres, o sea vida de pareja, estando en el mismo techo, compartiendo todo, nada de casados, solo viviendo juntos sin ningún papel firmado, ¿de qué manera?:

  • El primero, me ví los tres sentados y degustando de la cena, la familia feliz reunida; luego él ayudando al nene limpiándose, llevándolo a la cama y acostándolo, después él va a ayudar con los quehaceres domésticos, ¡se ve tierno verdad!, pura ilusión tonta.

  • El segundo, mi nene ya acostado mientras él me dice que lo acompañe a la sala para ponernos a ver televisión, me dice que acurruque en sus brazos, vemos algún programa que pase pero abrazados.

  • El tercero, ya durmiendo en el mismo lecho, me abraza, me da un dulce beso de buenas noches y nos quedamos dormidos juntos, entrelazando nuestras manos, suena amoroso no!! (con éste si tuve convivencia de pareja pero de un modo diferente, yo me entiendo).

Amar no es pecado, amar es darse sin recibir nada a cambio, verdaderamente eso es amar, dar sin recibir, es cierto que te quedas con las manos vacías sin embargo si uno sigue esperando que recibir que lo das a lo mejor pueda ser que si te den algo pero si no que se puede hacer, ¡Esperate sentadita esperando!

Yo he dado y no he recibido, pero tengo la conciencia que amé y que sé amar, eso es importante para mí, y si he tenido mala experiencia pues esas son piedras que se atrevesaron en mi camino, un obstáculo que rebase y he seguido adelante.

Soy fuerte ante todo…

Quizás sea un post sin sentido, si lo encuentras entonces si tienes corazón.

Es todo, me largo…

P.D. Ya sé, lo siento tuve que hacer otro cambio

Amar con las manos vacías Amar con las manos vacías Reviewed by Vivian Tomalá on 11:26:00 a.m. Rating: 5

Post AD